La respiración en Diafreo.

Aunque la respiración fisiológica sea una.

En Diafreo no enseñamos a las personas a respirar sino que  observamos dónde están los frenos que impiden que el movimiento  respiratorio sea libre.

Y estos frenos están  siempre  en la  cadena  posterior  que  describió Mézières y en  la  cadena  lateral  descrita  en  Diafreo.

Por lo tanto si queremos liberar la respiración, deberá pasar por flexibilizar estas cadenas para que, a su vez, liberen el movimiento  del Diafragma que es el verdadero músculo  respiratorio  y que, como dice la  palabra Diafreo, tiene que “separar dejando pasar”.

[/vc_column_text]

Pero ¿por qué es tan común el bloqueo, en mayor o menor grado, de  la respiración?

El bloqueo de la respiración tiene una función muy importante.

Y es disminuir la intensidad de la sensación, bien sea un dolor físico  o una emoción.

Es nuestro primer mecanismo de protección para no sentir. También  para bloquear una respuesta.

Este sistema de contención es muy común. Sin ser conscientes de  ello lo utilizamos a menudo. Basta con observar nuestras propias reacciones

Si nos hacemos daño, suele ser la primera respuesta. Por ejemplo, si  nos pillamos los dedos con una puerta, la primera reacción es  inspirar con fuerza y retener el aire, quedando en inspiración. Es  una  forma instintiva de disminuir el dolor.

Igualmente, si hemos de enfrentarnos a una situación que nos da  miedo, por ejemplo, tener que pasar de noche por algún lugar que  nos parezca inseguro, pasaremos casi sin respirar. También aquí es  una forma de disminuir la  intensidad del miedo.

La retención de la respiración bloquea el fluir de la energía, dificulta la llegada de la información a nuestro cerebro para ser descodificada, permitiendo así contener la emoción y, retener o retrasar la respuesta a los estímulos.

Y para mantener el tórax en inspiración contraemos los músculos de  la espalda, especialmente los paravertebrales, que a su vez  comprimen el sistema nervioso para ralentizar así la circulación de  la  información.

Son mecanismos maravillosos de nuestro  cuerpo para  protegernos.

Los utilizamos, muchas veces de forma inconsciente, cuando no podemos permitir que una emoción o un dolor, lleguen a la conciencia con toda su intensidad, cuando  no podemos  asumir  el  significado  de lo que estamos viendo o viviendo.

Un mecanismo que se acaba convirtiendo en una limitación cuando se cronifica, para silenciar los dolores y memorias retenidos en las tensiones de nuestra musculatura.

[/vc_column][/vc_row]

Bazan SuportLa respiración en Diafreo.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Magdalena Cirerol Golliard.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Magdalena Cirerol Golliard.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.